El CUC Villalba “B” gana perdonando una goleada

El CUC Villalba “B” sufrió para hacerse con la victoria ante el Distrito Fuencarral-El Pardo “B” después de marrar innumerables ocasiones que pudieron suponer un festín de goles en la Ciudad Deportiva

Partido del equipo filial del CUC Villalba adelantado a la mañana del sábado y donde los serranos emepzaron con fuerza. La primera ocasión fue fruto de una galopada de Nacho por el flanco derecho, y tras llegar a la situación de dos ante el portero, cede el balón a un Damian que lo estrella ante el cuerpo del meta. Esta era la primera de las múltiples oportunidades de un CUC Villalba “B” que encontraba no sólo los huecos entre líneas con Óscar, sino que en los costados se abrían verdaderas autopistas con las punzantes entradas de Nacho y Titi. De hecho, Damian también participó en la otra de las grandes oportunidades villalbinas, cuando al penetrar en el área, observó a Nacho solo en el segundo palo y éste, en su intento de definición, vuelve a estrellarla en el cuerpo del guardameta y Costel, llegado desde atrás, la manda arriba.

El segundo equipo villalbino seguía con su tónica de no desesperar. Jugando desde atrás bien apoyado en la medular como base de la generación de peligro. Con ello, Óscar envía un balón a Titi, éste busca de nuevo la posición de Damian en el segundo palo y un zaguero visitante se tira al suelo cortando un balón que golpeaba en el poste. Y poco más tarde se marró otro mano a mano que fue el preludio del primer gol amarillo, cuando Nacho esta vez sí, recibe un balón desde la banda y no perdona.

En el primer minuto del segundo periodo, una jugada por la derecha es de nuevo repelida por el portero del Distrito Fuencarral-El Pardo, el rechace va a parar a los pies de Sánchez, que nuevamente encuentra una mano providencial el arquero.

A partir de ahí, el fútbol se desarrollaba más en la medular, sacando alguna acción desde atrás aprovechando la habilidad con los pies de Adama. Y en esas, los visitantes empezaban a dejar desguarnecida su defensa intentando tirarse arriba, por lo que quedaban expuestos a las contras. En la primera de ellas, Avallone quedó sólo ante el portero y de nuevo éste intervino para desviarla antes de que Titi no perdonara un envío en largo. Donde para nada se puso nervioso, y picándola sentenció con el segundo de la mañana. Y el tercero pudo llegar con el recién incorporado Alonso, que también se batió en duelo con un mano a mano desviado con el pie por el meta.

En el tramo final del partido, una falta lateral sin rematador claro acabó poniendo el 2-1 definitivo ascendiendo los de Luis García otro peldaño en la clasificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *