El CUC Villalba “B” supo remar contracorriente para sumar la séptima seguida

El CUC Villalba “B” tuvo que remontar un gol a los cinco minutos frente a un equipo físico. También supo romper cuando el choque se puso difícil, sabiendo ser pacientes y encontrar su fútbol para finquitar un triunfo que les mantiene en la quinta plaza. (FOTO: Archivo)

Un mes después de golear al IE University Athletics, el filial del CUC Villalba regresaba a los Escolapios de Pozuelo, para medirse esta vez al Cluny Pozuelo, un equipo muy físico y rocoso que no iba a poner las cosas fáciles al conjunto de Luiso. De hecho, los locales golpearon primero, ya que un balón a las espaldas de la zaga en el minuto cinco de partido acaba en un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer Adama. A partir de ese momento, el aspecto psicológico entraba muy en juego para el CUC Villalba “B”, dado que los de Luiso no se vendrían abajo ni mucho menos y aproximándose al cuarto de hora se produjo el asentamiento definitivo del CUC Villalba “B” sobre el verde.  Jorge Bisbal era el encargado de empatar al lanzarse en plancha ante una dejada de Fran y cuando el choque se aproximaba al 20 de juego, Costel aprovechó una asistencia de Mamadou para voltear la contienda.

La dinámica del CUC Villalba “B” era muy activa, con apoyo entre los compañeros y ocasiones que no se traducían en gol, como un tiro a bocajarro de Titi con todo a favor o una pena máxima ejecutada por Mamadou y desbaratada por el cancerbero pozuelero cuando transcurría el tiempo de prolongación de la primera mitad y se evitaba así el llamado gol psicológico.

Los locales salieron fuertes en el segundo periodo, e hicieron sufrir al filial amarillo con algún centro peligroso ante Adama. Con ello, Luiso empezaba a mover sus piezas y sacaba al tapete a Monir en lugar de un Costel que lo había dado todo.

La insistencia pozuelera se rubricó con el empate. Otro pase a espaldas de la defensa y Adama responde en primera instancia salvando el mano a mano, pero el balón quedó muerto y el número 3 de los locales no perdonó. Con el empate a dos, a los villalbinos les tocaba ponerse el mono de trabajo y así lo entendió el equipo, ejerciendo como peones Fran y Capi complementados por Barroso en zona de director de orquesta.  Ahí se asentaron las bases para que el CUC Villalba “B” volviera a desplegar su juego sin complejos, siendo Barroso el que asiste a Titi quien se planta en el uno contra uno ante el meta, definiendo con la frialdad propia de los grandes al tirar de vaselina a fin de adelantar a los suyos en el tanteador.

El banquillo serrano se seguía moviendo. Alonso entraba a refrescar un poco más la medular y dar continuidad al fútbol que se venía practicando. Las oportunidades se seguían produciendo y el cuarto llegó en un saque de banda transformado en córner por Libi, definiendo Mamadou para el 2-4 final. Un gol que anuló al Cluny Pozuelo que incluso sufrió una expulsión por un empujón sin balón sobre Fran.  En los últimos minutos, Titi y Mamadou se iban al banco para dar entrada a Damian y Tabu con la finalidad de mantener la frescura a la hora de presionar arriba.  Una séptima victoria seguida dedicada a Nuño, jugador que empezó la temporada con el filial amarillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *