#VillalbaSueña

RFFM
shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : $0.00
View Cart Check Out

El CUC Villalba «B» supera un partido tosco y consigue la quinta victoria consecutiva

El CUC Villalba “B” tuvo que superar uno de esos partidos de dureza y brega para lograr no solo la quinta victoria consecutiva, sino también idéntica posición en la clasificación. El resultado de no bajar los brazos, de fortaleza en todas sus líneas y el funcionamiento de Titi y Mamadou se antojó vital para el nuevo éxito del equipo filial (FOTO: ARCHIVO)

Dos equipos enrachados se veían las caras en las faldas de la sierra de Madrid. Por un lado el Atlético Cercedilla, que actuaba como local y tenía tres victorias seguidas en su haber, recibía al filial del CUC Villalba con cuatro.

La alta competitividad de la tarde dominical llevó el inicio del partido a un lado algo bronco, sin apenas juego y con ello, el Atlético Cercedilla conseguía mantener a raya al segundo equipo amarillo en el primer cuarto de hora de juego.  Pero poco a poco, el CUC Villalba “B” se fue asentando, encontrando su sitio sobre el verde y gracias a ello se produjo la primera conexión Titi-Mamadou. Con ésta llegó el primer gol cuando Titi se la sirve a Mamadou, pegándola el siete villalbino a la cepa del poste.

El partido volvía a su fase trabada, lo que el CUC Villalba “B” aprovechó para hacerse fuerte en defensa, manteniéndose infranqueables los cuatro de atrás que eran en esta ocasión Libi, Sánchez, Jorge Bisbal y Peru. Gracias a todo un trabajo en conjunto, Rafa pasaba casi inédito en su marco.

El inicio de la segunda mitad fue muy similar al de la primera. Sólo que esta vez, una falta de entendimiento propició el empate con un remate de cabeza de uno de sus hombres clave.  Poco después, se consumaba la remontada del Atlético Cercedilla en un uno contra uno en el que Nacho Morales no perdonaría lo que era su segundo gol en la cuenta particular.

Las cosas se ponían cuesta arriba para el CUC Villalba “B”. El duelo entraba en fase destructiva beneficiando ello a los locales, que buscaban más balones en largo y las dificultades obligaban a Luiso a mover ficha. Optando por reforzar la medular con la entrada de Capi y el recién incorporado Barroso, sacrificando a Costel y Monir. El propio Capi fue el encargado de volver a igualar la contienda cuando el filial amarillo sacaba de nuevo su casta. El citado Capi aprovechó un despeje largo de Sánchez para controlarla, elevarla por encima del guardameta y meter un gol de bandera. Este gol fue un punto de inflexión para los villalbinos, que se vinieron arriba y comenzaron a desplegar ese fútbol que tanto caracteriza a la plantilla dirigida por Luiso. Y con ese desparpajo llegó el tercer y definitivo gol, que no fue más que el producto de otra gran asociación del tándem Titi-Mamadou. Esta vez Titi se la colocaba en la misma cabeza para que Mamadou pusiera el sello de la remontada a veinte largos minutos del final.

Acercándose al silbato que marcara la conclusión del encuentro, la intensidad iba “in crecendo” por parte de ambos contendientes. Damian y Tabu saltaron al tapete con la finalidad de refrescar al equipo y dar descanso a Mamadou y Víctor. El resultado de este movimiento de piezas en el tablero sirvió para ganar en contundencia y amarrar los tres puntos que hacen un total 35 en la tabla.