Luz al final del túnel

La cuarta victoria consecutiva, con dominio villalbino de principio a fin, hace que los amarillos igualen a puntos la zona de salvación a la vez que Pedro entra de lleno en la lucha por el pichichi

Pronto puso las cartas sobre el tapete el CUC Villalba. Con un once más ofensivo, sin Bassim en la media y con más libertad muy bien aprovechada  por Vivi se logró meter al Siete Picos en su campo a base de toque y aperturas a banda. Pronto llegó el primer susto, demostrando Mario Hernando que hoy era uno de sus grandes días al filtrar un pase en profundidad a Pedro, que no acertó en su remate.

El gol no tardó en caer. El despeje de Mendi fue propicio para la arrancada y fuerza de Pedro. Quién no perdonó tras dejar atrás a sus perseguidores. Ese gol no varió los esquemas y el CUC Villalba seguía tocando, abriendo el juego hacia la línea de cal y encontrando al incisivo Aitor, que a buen seguro provocó un buen dolor de cabeza a sus marcadores. Él generó por la derecha otra gran ocasión desbordando y se la da a un Malavé que pudo ser objeto de penalti en su intento de remate.
Por el flanco de Aitor llegó otra clarísima ocasión, fallada por Coleta en el filo del área pequeña cuando el gol ya se cantaba.

Llegaba la segunda parte y el segundo gol fruto del dominio amarillo. Aitor probó fortuna rechazándola Víctor. Pero ahí estaba el oportunismo de Malavé para abrir brecha. Ese gol hacía nadar con más tranquilidad a los pupilos de Borja Fernández-Blanco mientras que desde el banquillo cuya jefatura corría a cargo de Kiko Torres se daba entrada a Calvera en un intento por ganar en profundidad sin llegar a generar oportunidades más allá de disparos inofensivos.

Con más espacios, el CUC Villalba seguía cómodo en la elaboración como cómodo se encontraba Vivi siendo omnipresente en el centro con caídas a banda. Atrás Gallego y Mendi no tenían grandes problemas para imponer su corpulencia y Diego conseguía mantener a raya lo que se acercaba por su costado.  Y hasta dos ocasiones más se contabilizaron para poner el tercer tanto que no llegó. En ambas fue partícipe Coleta, sacando un córner que Mario Hernando cabeceaba con un defensor salvándosela en la línea y en otra donde el diez villalbino en posición de falso nueve intentó culminar una buena acción en la frontal recibiendo el pase de Vivi y tirando cruzado fuera.

CUC VILLALBA: Martín, Diego (Mario, 67), David (A), Gallego, Mendi, Mario Hernando (A) (Bassim, 72), Vivi, Malavé (Villa, 77), Pedro, Coleta (A) (Pipo, 83) y Aitor

E.D. SIETE PICOS COLMENAR: Víctor, Isi, Carlos (A) (Bili, 69), Andrés (A), Serrano, Estrada (Durán, 84), Antonio, Trapero (Calvera, 67), Leira (Juan, 60), Birria y Sergio.

GOLES: 1-0 Pedro (Min.7). 2-0 Malavé (Min.49)

ÁRBITRO: Hidalgo Gacimartín

Alejandro Bisbal “El club me ha tratado muy bien y eso me tranquiliza a la hora de trabajar”

Ahora nos toca conocer a Alejandro Bisbal. Entrenador de Benjamín “A”, Prebenjamín y una de las personas más implicadas dentro de la estructura del CUC Villalba. “Estoy muy contento desde que empecé, llevo tres como primer entrenador, uno como segundo entrenador y otro como jugador”. En su etapa futbolística, pasó por el famoso equipo Juvenil de Álvaro Benito y Polo. En el Juvenil “A” también juega actualmente su hermano Jorge, ayudante suyo en el Prebenjamín. Un equipo que cogió mediada la temporada después de la baja de Nacho Govantes y  “hubo cambio de entrenador, me lo pidieron y lo he cogido junto con mi hermano, aunque la idea es que él termine como primer entrenador”.

Esa etapa de llevar dos equipos, y estar dispuesto a colaborar en situaciones complicadas la experimentó el año pasado con el Infantil “B”. “El año pasado en el Infantil no se encontraba entrenador,  una plantilla corta y jugadores desanimados costó mucho al principio, y al final acabó todo muy bien y todos muy contentos”. Y en la tesitura de tener pocos jugadores también se encuentra el Prebenjamín, que empezó con siete componentes la actual temporada y ahora ya son nueve los chicos que son partícipes del equipo más joven en competición.   En ese conjunto “tenemos uno o dos cambios por partido. Por suerte son muy buenos los chicos aunque les falta trabajar un poco la amplitud, que toquen… Pero individualmente tienen mucha calidad” definiendo además a esos chicos como “muy buenos y les veo con muchas ganas de aprender, y por eso es un equipo fácil de llevar”.

También se ha referido en profundidad al equipo Benjamín “A” que entrena. Con ellos lleva tres años, les ha acompañado desde sus inicios en Prebenjamín y  “este año pedí seguir con ellos porque me gustaría terminar esta  temporada como ciclo”, abriendo las puertas a esos chicos para que en su salto a Fútbol 11, puedan conocer otros entrenadores y otras metodologías. Porque “en principio no tengo pensado seguir con el mismo grupo, tengo más pensado pedir un Fútbol 11, pero eso habrá que hablarlo en el futuro con Santi y la coordinación del club”.
En cuanto a ese paso próximo al Fútbol 11 del plantel “a alguno le puede quedar aún algo grande el salto a Fútbol 11. Pero a muchos les veo capaces. Son ya chicos grandes, tienen fuerza. Javi, Dani y Raúl son chicos muy fuertes que les veo ya preparados para dar el salto”. Pero ese cambio de disciplina también conllevará una adaptación para los chicos, y no podíamos pasar sin preguntarle qué es lo que más notarían los jugadores cuando llegue el momento. “A más de uno lo que más le puede costar es tener que correr tanto porque es mucha distancia. En el caso de nuestros porteros son muy buenos pero aún bajos, por eso al principio puede ser un inconveniente”

En cuanto a la liga en categoría Benjamín. “Yo tengo mucha confianza ahora que llega la vuelta. Nos está costando pero vamos remontando. Empezamos muy mal, con mala suerte en mi opinión y es algo que entrenadores de otros equipos también me han dicho”. Esa mejoría se ha visto reflejada recientemente en el Torneo de Reyes #Ningunniñosinsonrisa. “Nos salió muy bien y perdimos la final contra el Gredos”. En la fase de grupos  hicieron pleno ganando los cinco partidos y en semifinales tuvieron que dejar en la cuneta a un Galapagar que también llegaba con cartel de favorito.

Habiendo dirigido siempre a los más neófitos del club, su filosofía es “paciencia, repetición y todo con juego”. Sabedor de que los niños, con juegos aprenden y absorben como esponjas cada una de las enseñanzas.  Y se ve totalmente apoyado por la entidad, ya que a su juicio “el club siempre me ha tratado muy bien, y eso me tranquiliza a la hora de trabajar”. Pero no es el único elemento que le hace sentirse como pez en el agua en el CUC Villalba. “Estoy muy contento desde que empecé. He tenido mucha suerte tanto con los niños como con los padres”

“Me encanta el deporte, jugar a fútbol y entrenar. También estar con mis amigos”. De hecho, le resta un mes para sacarse el ciclo formativo de Grado Superior de TAFAD y poco le queda también para obtener el nivel 2 de entrenador. Como gusto futbolístico “Soy del Real Madrid, pero cualquier equipo que juegue bien al fútbol me gusta verlo”, como comida elige “el puré de patatas que me hace mi madre” y en variedad de gustos musicales se decanta algo más por Pereza.

Los Cadetes dinamizan la jornada de cantera

Nuevo fin de semana con pleno en categoría Cadete, imponiéndose con suficiencia ambos conjuntos.

Brillante partido del Cadete “A”. Que ganando por 4-2 a la U.D. Tres Cantos, suma nueve puntos de los últimos nueve posibles. De esta manera, los de Joe Maset abandonan la zona baja de la tabla y meten una distancia considerable sobre las posiciones de descenso.

El Cadete “B” asaltó el Julián Ariza al imponerse por 1-3 al Torrelodones en una primera parte de poder a poder, con los dos equipos buscando la posesión.
Los torresanos se pusieron arriba después de generar Nacho hasta dos oportunidades. Pero en la segunda parte, Miguel Ángel Zapatero decidió cambiar roles al observar que los zagueros rivales adelantaban mucho sus líneas. Ello les llevó a trenzar ataques más directos. Nacho por partida doble y Mateo voltearon el marcador.

Los juveniles no pudieron sumar

El Juvenil “A” cuajó una buena primera parte, controlando el partido y presionando al Sanse en su propio campo. Pero al salir del descanso, los locales hicieron dos tantos en sendos saques de esquina. Ello llevó a los de Héctor Prieto a exponerse a las contras y el 3-0 final se produjo desde el punto fatídico.

El balón parado marcó el partido del Juvenil “B” ante el Santa Ana “B”. Donde los de Jorge Moreno recibieron hasta tres córners y un balón al corazón del área que acabaron en gol. Eso lastró profundamente las opciones villalbinas que cayeron por 5-1 en el Andrés Navarrete.

El Juvenil “C” no encontró las sensaciones ante el “B”de Villanueva de la Cañada. Un error costó caro a los de Óscar Díaz recibiendo el primer gol. Y a la contra, en posible fuera de juego, los locales pusieron distancia antes del intermedio.
En la segunda parte, el míster villalbino consiguió recolocar sus piezas en el verde, pero insuficientes para voltear el definitivo 2-0.

El Infantil “A” da un gran susto en San Sebastián de los Reyes

Rozaron la proeza los de Marco Iglesias en Matapiñonera.  Hasta en dos ocasiones se pusieron arriba ante el San Sebastián de los Reyes,  creyendo en que los primeros tres puntos serían posibles. Pero finalmente, la remontada de los locales llevó todo al 3-2 final.

Los pupilos de Javier Grassa no pudieron repetir la proeza de la semana anterior, y a pesar de perder por 3-1 ante el Deporte y Punto BCM, se mantienen en zona templada de la tabla.

Los más noveles caen con gran imagen

Las diversas circunstancias mermaron al Alevín en forma de bajas. Por ello, Joe Maset pudo disponer de tan solo once jugadores sin banquillo. Y a pesar de encajar un 4-0 frente a El Real de Manzanares, en ningún momento perdieron la cara al encuentro.

El Benjamín “A” no pudo superar al Gredos San Diego “F” perdiendo por 5-2 en un choque de bastantes alternativas en el que los de Guadarrama tuvieron acierto de cara a puerta.

En Primera Benjamín, la suerte no sonrió a los amarillos en esta jornada de duelos locales. Los de Miguel Ramón Clemente merecieron más ante el C.F. Collado Villalba “C”, ganando los de la Escuela por 2-3 con una parte de dominio para cada contendiente.
El CUC Villalba mantuvo en todo momento a raya al segundo clasificado de la liga, adelantándose el CUC Villalba antes del intermedio. Al salir de vestuarios, tres tantos casi seguidos de los de la escuela pudieron ser un jarro de agua fría ante el que el CUC Villalba estaba dispuesto a reponerse. Consiguiendo con ello el 2-3 final pudiendo igualar en la última jugada del partido.
Mientras, los de Borja Pascual perdieron por 6-2 contra el Atlético Villalba “B”

El Prebenjamín cayó por la mínima contra el Atlético Villalba en un partido de poder a poder. Ello no es impedimento para que los de Alejandro Bisbal  sigan bregando en la zona noble de la clasificación.

Orden y compromiso, claves para la tercera victoria consecutiva

El CUC Villalba ha sumado nueve puntos de los últimos nueve. La gran imagen ofrecida por los pupilos de Borja Fernández-Blanco les dejan a tan solo dos puntos de la salvación. (FOTO: Archivo)

Varias rotaciones había que introducir en el once. La baja de Bassim era perfectamente cubierta por Malavé mientras que Coleta hacía las de falso nueve para buscar todas las líneas de pase posible. Pero los amarillos vieron un comienzo fuerte del filial sansero, con mucho pressing en zona alta con el que había de lidiar el CUC Villalba en los primeros compases hasta la llegada de la polémica. Una falta era repelida por Martín hasta en dos ocasiones y el Sanse “B” marcaba. Tanto anulado y aprovechando las celebraciones, los villalbinos sacaron rápido ante la descolocación local y en la citada contra, Pedro la empuja en el pase de la muerte de Vivi. Acto seguido, Mendi acabó sangrando por un cabezazo.

En la segunda mitad, los villalbinos salieron colocados y con ganas de apuntillar. Por ello, nada más saltar al verde, Gallego recupera enviándola a Vivi en la medular, avanza yardas con pase al espacio hacia un Malavé que en su gran día no falló.

El conjunto de Matapiñonera buscó balones aéreos desplazando a Neider hacia zona de ataque. Pero el daño que hacían era nulo y sólo faltaba el gol que cerrara el partido. Una triangulación en la que participan Malavé y Vivi nuevamente. Esta vez era el siete villalbino el que aprovechaba la asistencia de su compañero. Ya con ello, y el ritmo del partido algo más bajo, el cuadro local asustó a Martín con un centro chut obligándole a lucirse.