Calle de la feria S/N - Apto. de correos 1034 - 28400 Villalba - Madrid

Dani Muñoz “Lo que nos falta es un poco de suerte. El equipo va mejorando muchísimo y cada día se nota más, ahí están los resultados”

dani

Primeros meses de Dani Muñoz en el CUC Villalba convirtiéndose hasta la fecha en uno de los jugadores más destacados del actual once.  “Veía un equipo joven, con buena iniciación para jugar al fútbol” comentaba como su principal motivo para estampar su firma añadiendo que “observé un equipo con buena intención para jugar a fútbol”.

Pasó por la cantera del Rayo Vallecano y el Getafe, pero fue en el Leganés donde saltó de Juvenil a hacer la pretemporada con la primera plantilla el pasado verano, una experiencia que la define como “muy bonita, aprendes demasiado y tienes que vivirlo porque es algo totalmente diferente”.  Y de ese aprendizaje se acordó al hablar de sus compañeros. “Aprendí muchísimo de compañeros como Mantovani y Borja Lázaro. Me han enseñado muchísimo, sobre todo Mantovani”. Sin olvidarse de Asier Garitano, todos ellos pelean ahora por el ascenso a Primera División.

Después de la pretemporada, le costó encontrar acomodo en Tercera División porque “un chaval joven, en un equipo de tercera no suele encajar, se acoplan mejor los veteranos”. Ahí le surgió la llamada del míster amarillo, enrolándose en una plantilla joven y en la que “nosotros tenemos que aprender, que la edad media del equipo son 21 años y se nota que no tenemos la experiencia de los demás en tercera”.

Tras su llegada, no le costó hacerse un hueco junto a Gallego en el eje de la zaga, “con él me siento fenomenal, aparte de que somos muy buenos amigos hemos congeniado bastante bien y me siento cómodo jugando con él”, acordándose también de las cualidades de cada uno. “Él aporta más el choque con su 1,90 y yo la rapidez”.

Su temporada inmaculada tuvo el punto negro antes de navidades en forma de lesión muscular. “He sufrido muchísimo no por la impotencia de no poder jugar yo, sino porque me sentía impotente al no poder ayudar al equipo y eso era lo que más me dolía”. Dejando patente así un alto grado de compañerismo y solidaridad.

Una vez recuperado tras el mes de baja, partió contra el Alcalá desde la titularidad con una notable actuación y “me encontré mejor de lo que pensaba, aunque me falta coger el ritmo porque llevo un mes parado”. Y su regreso estuvo marcado por casi conseguir arrancar un punto con una oportunidad final suya. “Lo que nos falta es un poco de suerte. El equipo va mejorando muchísimo y cada día se nota más, ahí están los resultados”. Ojalá pronto haya que dejar de lamentar la suerte.

Por último, hay que analizar el partido frente al Unión Adarve en Vereda de Ganapanes. Un choque contra otro conjunto de zona alta y que Dani Muñoz lo define como “bastante difícil en un campo donde la gente aprieta mucho y es un equipo que está muy hecho”. Y ese campo, junto con las estrechas dimensiones que esperarán a los serranos, hacen de él un partido imprevisible ya que “cada partido es un mundo y nunca se sabe si será bueno o malo, o si jugaremos por arriba o por abajo”.